miércoles, 18 de marzo de 2020

La cara B del Coronavirus


Es una de las mentes más brillantes y más desconocidas de nuestro país. Le he pedido una entrevista para conocer sus opiniones sobre lo que está sucediendo actualmente en España. Me la ha concedido con una única condición: seguir en el anonimato. ¿Por qué? Me gusta vivir tranquila y alejada del ruido mediático. Lo importante es el mensaje no el mensajero. Le prometo no desvelar su identidad y horas más tarde, responde a mi llamada de Skype.

Empieza invirtiendo los papeles. ¿Por qué le interesa mi opinión? Le contesto brevemente: Tengo muchas preguntas que los medios de comunicación no resuelven.

Bien, buscar respuestas es una buena razón para empezar una conversación. Adelante.

Cuesta entender que el Coronavirus, que a día de hoy ha causado 8.800 muertes en todo el mundo y que tiene una tasa de mortalidad inferior al 5%, sea el responsable del estado de alarma en el que nos encontramos. ¿Es esto otra maniobra más de las farmacéuticas?
No descarto que las farmacéuticas acaben beneficiándose pero el meollo es otro: se trata de destruir la economía mundial para instaurar un nuevo orden en el que las grandes corporaciones tengan todavía más poder.

Cuénteme más
Para entender lo que está pasando ahora tenemos que remontarnos a la gripe A. Roche, que es una de las cinco multinacionales farmacéuticas más poderosas, compró el Tamiflú a Donald Rumsfeld, mano derecha de George Bush, antes de que la OMS declarara la pandemia de la gripe A. ¿Qué hizo Roche? Le ofreció a sus trabajadores cajitas de Tamiflú gratis. De esta manera ellos mismos esparcieron el miedo entre sus contactos dando por sentado que quienes no pudieran adquirirlo morirían. Hay que reconocer que la estrategia es buena: engañar al trabajador para que sea él mismo el que propague el pánico desde abajo. Cuando la OMS declaró la pandemia, los Gobiernos compraron ingentes cantidades de Tamiflú, que después se comprobó que no eran necesarios. ¿A quién le salió redondo el negocio? A Roche y a Rumsfeld. Una maniobra brillante con la que ingentes cantidades de dinero público fueron a parar a manos privadas.

¿Sabían los Gobiernos lo que estaba pasando?
Puede que sí, y puede que no. Y puede también que no tuvieran margen de maniobra. Los poderes fácticos son más poderosos que los Gobiernos.

¿Quiénes son los poderes fácticos españoles?
Los consejos de administración de las empresas del Ibex 35. Los directivos del Banco Santander, del BBVA, Bankia, CaixaBank, Teléfonica, Iberdrola, etc... Juan Villalonga, exdirectivo de Teléfonica, fue el artífice del caso Sintel y salió de rositas. Es sólo un ejemplo, pero hay infinidad de casos en los que se puede comprobar cómo el poder económico sobrepasa al político sin dificultad.

¿Son todos de derechas?
Están por encima de cualquier consideración política. Son neoliberales. Fíjese en el caso de Felipe González: aunque haya sido un presidente socialista y siga dentro del PSOE, no queda nada de sus primeras ideas. Se ha vendido al neoliberalismo.

¿Cree que el Coronavirus ha sido creado en un laboratorio para generar esta crisis?
Su origen me parece irrelevante. El tema es qué están haciendo con eso. Fíjese en esto: hace seis meses empezaron a aparecer indicios de que Europa estaba saliendo de la recesión. Los poderes fácticos se alarmaron porque para ellos las crisis son muy rentables. Antes creaban guerras, ahora se inventan virus. Declarar una pandemia -y ahí se ve la complicidad de la OMS- es una estrategia perfecta para sembrar el miedo a nivel mundial. Lo que desploma el mercado bursátil no es la realidad, sino un estado de pánico.

Y también es el pánico, que se transmite con la complicidad de los medios de comunicación, el que está colapsando el sistema sanitario. El problema no es el Coronavirus, sino el estado de alarma que han generado y con el que justifican estas medidas totalmente innecesarias. El pánico y la desinformación son armas muy efectivas para generar crisis donde no las hay.

¿Qué ganan con todo esto?
Si destruyes la economía mediana y pequeña, que son las que más van a sufrir este parón, fortaleces a los grandes. A nivel económico para que haya una subida, tiene que haber una bajada. Cada cierto tiempo tiene que haber una crisis. Esperaban que se diera de forma natural, pero como la recesión no estaba siendo tan fuerte como preveían, ellos mismos la han provocado. Y una vez haya pasado la crisis, quiénes recibirán las ayudas serán las grandes empresas, que serán las únicas que habrán sido capaces de mantener su estructura y que podrán arrancar de nuevo.

¿Cuánto cree que va a durar este confinamiento?
Lo que tarden en destruir la economía mundial.

¿Qué opina de que Gran Bretaña no haya declarado el estado de alarma? 
Gran Bretaña está fuera de Europa, por eso ha podido negarse a esta pantomima. Los poderes fácticos que dominan Europa, no le afectan. Se ha salvado. La economía europea se va a hundir pero Gran Bretaña saldrá reforzada de todo esto.

¿Podría España haberse negado a declarar el estado de alarma?
Hay un juego a nivel mundial entre Estados Unidos, China y Europa. Esto no funciona a nivel de países sino a nivel de orden mundial. España entra vendida en este juego. Es el peón de la partida de ajedrez.

¿Y cómo nos va a afectar esto a los españoles de a pie?
Pues con más precariedad y menos libertades, porque el precario no puede elegir, se limita a sobrevivir. Si esta situación lleva al caos, lo siguiente es que van a subir las derechas y van a seguir recortando derechos a la población.

¿Sería posible aprovechar el estado de alarma para nacionalizar los bancos, la sanidad y los servicios básicos?
Pedro Sánchez no puede hacer eso. Ni aunque quisiera hacerlo, dudo mucho que tenga el poder suficiente para hacer algo así.

¿Cuál es la solución?
La solución no la tiene una sola persona. Es cosa de todos. Necesitamos ejercitar nuestras mentes. No entrar en el sensacionalismo ni en el impacto del miedo. Y ser críticos con lo que nos cuentan los medios de comunicación.

¿Podría servir este tiempo de confinamiento para que la gente empezara a hacerse nuevas preguntas? Para poner en duda, por ejemplo, el estilo de vida capitalista.
Soy escéptica. Puede que acelere cambios en aquellos que ya tenían dudas pero en general, en cuanto acabe el confinamiento, la mayoría volverá a comportarse igual, porque la base del capitalismo, como la de las religiones, es el miedo. En cuanto vuelvan a sus puestos de trabajo, se sentirán seguros de nuevo.

¿Qué piensa de los movimientos de decrecimiento, de consumo responsable y de gestión cooperativa que se organizan al margen del sistema?
En todas las épocas han existido minorías que han intentado cambiar el sistema o salirse de él. Los hippies en los años 60, el movimiento punk en los años 70. Y también ahora hay una minoría que busca la manera de vivir de otra manera. Y eso me parece estupendo. Fíjese si está bien pensado el capitalismo, que hay sitio para todos. El sistema los tolerará mientras no supongan ningún riesgo desestabilizador. Eso, si no lo absorbe para sí mismo. El capitalismo es tan hábil que es capaz de reformular las críticas de sus adversarios y hacerlas suyas. El ejemplo más gráfico es la imagen del Che.

¿Qué lectura me recomienda para estos días?
La doctrina del shock. El auge del capitalismo del desastre. De Naomi Klein. Explica muy bien cómo en momentos de crisis la gente tiende a centrarse en las emergencias diarias de supervivencia y tiende a confiar demasiado en los que están en el poder. Por eso las crisis requieren una vigilancia todavía más escrupulosa de los derechos humanos y ciudadanos. Una vez se pierden, es difícil recuperarlos.

¿Hay alguna posibilidad de que la población civil salga reforzada de esta crisis?
Esta crisis tiene dos salidas. O la revolución o la precarización. Pero para que se pueda sostener, la revolución tiene que empezar en el individuo. Por una toma de conciencia individual. Hemos sido educados en el sistema capitalista. La única manera de vencerlo fuera, es vencerlo primero dentro de cada uno de nosotros. Necesitamos empezar a poner en duda que la competitividad es mejor que la colaboración y que el dinero es el bien más preciado. Mientras nos sigamos creyendo eso de que tanto tienes, tanto vales, mal vamos.

¿Alguna idea para sobrellevar mejor estos tiempos tan inciertos? 
Cuando toda esta locura pase, empezaremos a entender las consecuencias reales del Coronavirus y de las políticas económicas aplicadas. Mientras tanto, no se crea todo lo que le cuenten y no se deje atrapar por el miedo. Observe, elucubre, tenga una mirada crítica e intente entender lo que está sucediendo a su alrededor. Las formas cambian pero la historia se repite. Una y otra vez.

***
  • La gripe común causa entre 3 y 5 millones de casos graves y entre 290.000 y 650.000 muertes anuales en el mundo. (Datos de la OMS)
  • La temporada 2017-2018 cerca de 800.000 personas padecieron la gripe en España. De ellas, 52.000 tuvieron que ser ingresadas y cerca de 15.000 fallecieron (datos del CIBER de Epidemiología y Salud Pública (Ciberesp) y del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII).
  • A día de hoy, hay 214.000 casos de Coronavirus en el mundo. Han fallecido 8.800 personas.
    En España: 14.000 casos. 741 fallecidos.
***

Siguiente entrevista: La cara B del Coronavirus (II)